Sois muchos surfers los que nos hacéis preguntas sobre cómo surfear seguro frente al COVID-19. ¿Me puedo contagiar en el agua? ¿Debo de mantener la distancia de seguridad en el pico? ¿Es seguro aplicar la parafina de otra persona en mi tabla? Estas son solo algunas de las dudas que nos habéis hecho llegar. Y, aunque nosotros no somos expertos epidemiólogos, hemos recopilado información de medios oficiales que sí pueden ayudaros a resolver vuestras dudas. ¡Vamos allá!

¿Qué posibilidades tengo de infectarme en la playa?

Según un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la probabilidad de contagiarse con SARS-COV-2 en la playa es prácticamente nula. Los expertos dicen que la acción del salitre, junto con la disolución del patógeno en el agua, contribuyen a la inactivación de la carga viral. De la misma forma que ocurre con otros virus similares, se pierde la capacidad de infección.
Algo parecido ocurre con la arena de la playa, que la acción del salitre, en conjunción con la radiación ultravioleta, hace que se generen las condiciones favorables para que el virus quede inactivo y pierda la capacidad de contagiar.
Sin embargo, desde el propio CSIC insisten en que el foco de contagio en un deporte como el surf está en no mantener la distancia social. Por lo que recomiendan encarecidamente mantener una distancia mínima de dos metros entre otros surfistas.

Entonces, ¿qué debo hacer para evitar los contagios?

Una vez que ya tenemos claro que el surfing, en sí mismo, no es un foco de contagios de COVID-19, debemos de ser conscientes que tenemos que adquirir una serie de hábitos. Al igual que lavarse las manos antes de comer y, los dientes después, evitan que contraigamos enfermedades (y no solo coronavirus). Si incorporamos estos hábitos antes, durante y después de nuestras sesiones de surf, también estaremos evitando en gran medida contagiarnos, a nosotros mismos o a otros surfers de nuestro alrededor:

1 – Distancia mínima de seguridad de 2 metros

Sí, estaréis hartos de oírlo. Pero es que es una de las medidas más sencillas y más útiles para evitar la propagación del SARS-COV-2. Como comentábamos antes, el virus se diluye en el agua y se inactiva por la acción del salitre. Pero a una distancia menor, las gotitas de saliva que salen de nuestra boca al hablar o al toser, pueden llegar a nosotros. La explicación científica tiene que ver con el peso del virus. Al considerarse de peso medio, es muy improbable que llegue a una distancia superior a la indicada. Por lo que podremos saludarnos dentro y fuera del agua, animarnos e incluso celebrar nuestras olas. Pero siempre con 2 metros de por medio.

2 – No intercambiar el equipo con otra persona

Muchas veces estamos acostumbrados a intercambiarnos las tablas para probar qué tal van, o a prestar un neopreno y por supuesto, a dejar la parafina – o el peine – a alguien que se lo ha dejado en casa. Pero tenemos que cambiar este hábito ya que, no solo la interacción social que se produce, sino que también el virus puede estar presente en estas superficies. Puede parecer egoísta, pero no hay mayor acto de solidaridad que cuidar de nuestra salud y de la salud de las personas que nos rodean.

En este sentido, en Tablas Surf School, además de las medidas de desinfección que siempre llevamos a cabo, estamos preparando un plan de seguridad para cuando podamos retomar nuestra actividad con normalidad. ¡Os mantendremos informados!

3 – Lavar y desinfectar nuestro equipo

Esto era algo que siempre recalcábamos como importante para cuidar de nuestra tabla y/o neopreno. Pero ahora se ha convertido en algo también importante para nuestra salud. Debemos de aclarar nuestra tabla y traje de neopreno con agua dulce y fresca – ¡no usar agua caliente! – en nuestra casa. Es altamente aconsejable evitar el uso de las duchas de la playa. Además, si disponemos de desinfectante para neoprenos, aplicarlo con cierta asiduidad.

#PorMiPorTiPorTodos

Desde Tablas Surf School no podemos dejar de sentir orgullo y admiración por nuestra comunidad surfer. Estáis siendo un gran ejemplo de responsabilidad hacia la sociedad, demostrando que dos metros es la distancia que nos une a todos. Tenemos que recordar que en estos momentos no todos los surfers pueden ir al agua. Pero si seguimos haciéndolo así de bien, seguro que pronto, todos podremos encontrarnos de nuevo con las olas.
Si entráis a Instagram, podréis echar un vistazo a este hashtag, así como el #SurfeaSeguro, en el que algunos de los mejores surfers e instituciones de España, están dando ejemplo de un surf responsable.